La granja

Las vacas son otro de los pilares de nuestro proyecto. En un contexto en el que las granjas son cada vez más intensivas, nosotros apostamos por una granja sostenible, ligada al terreno, con las vacas en su entorno, bien cuidadas y que deja en un segundo plano la cantidad de leche para centrarse en la calidad.

Nuestras vacas no están encerradas en ninguna estabulación, sino que solamente entran a la granja cuando quieren. Nuestra filosofía se basa en que estén activas y que puedan moverse libremente por los alrededores de nuestra granja porque durante 5 meses al año las llevamos a los prados del pueblo para que pasten directamente.

De esta manera, aprovechamos los pastos de un lugar que tiene una diversidad de flores y plantas única. No olvidemos, un lugar que es Parque Nacional y Reserva de la Biosfera. Toda esta flora que las vacas comen se traslada posteriormente a la leche y al queso, dando lugar a sabores especiales de forma natural.

Son éstas características las que hacen de nuestra granja única ya que somos la única quesería de los Picos de Europa que se abastece exclusivamente de leche producida en los propios Picos de Europa, en ésta maravillosa Reserva de la Biosfera que nos rodea.