El pueblo

Tresviso es un pueblo único. Ubicado a 900 metros de altitud, en una pequeña repisa del cañón del río Urdón. En el único pueblo de Cantabria de los Picos de Europa y Reserva de la Biosfera es donde está la Quesería Javier Campo.

Si hay una cosa que caracteriza a Tresviso es su aislamiento. Hasta 1990 Tresviso no tuvo carretera. Hasta entonces, los habitantes del pueblo se abastecían por el sendero de La Peña: un camino minero de 6Km que salva 800 metros de desnivel y que asciende desde el Desfiladero de la Hermida. Ese aislamiento hizo que hasta mitades del siglo pasado, la economía del pueblo se basara en la ganadería y en la elaboración de Queso Picón de Tresviso para intercambiar por los bienes que no se podían producir en Tresviso.

Generación tras generación, los habitantes de Tresviso fueron mejorando su técnica de elaboración del Queso Picón de Tresviso y en el año 1986 Teresa Campo, madre de Javier, ganó la Medalla de Oro de la Feria Internacional de Alimentaria. Ésto hizo que Tresviso empezara a figurar en los círculos queseros y en el año 1994 el queso picón de Tresviso recibió el sello de Denominación de Origen Protegida con el nombre de Queso Picón Bejes-Tresviso. Desde hace unos años solo se mantiene haciendo queso picón de Tresviso Javier Campo.

En Tresviso hoy en día se puede disfrutar de las numerosas rutas de senderismo para todos los niveles, de la excepcional cocina local, del propio Queso Picón de Tresviso elaborado por Javier Campo y de visitas guiadas tanto por la Quesería Javier Campo como por el resto de los pastos que forman parte de la granja.